domingo, 15 de febrero de 2009

Relato

En el foro de Esther, se hacía un concurso, con relatos bien ficticios, o bien reales sobre el amor... A mi me gustarón todos,los había muy,muy,buenos... y la ganadora de este año...fue Ruth, a quien para mí se le da de maravilla todo esto... Ahí va el relato que me inventé en su mayor parte...aun que un pelín de realidad también tiene...

MI GRAN AMOR
Mi nombre es lo de menos en esta pequeña historia. Soy una chica como tantas otras, que ha vivido un cuento de hadas, una bonita historia de amor, pero, imposible de cumplir, puesto que en toda historia de amor, lo bonito es que sea recíproca, o que se pueda llevar a cabo, ¿no?
Esta historia, comienza un verano hace unos cuantos años...
Yo era una chica dulce, muy amiga de sus amigas, pero tenía dentro de mi un enorme peso, una gran carga familiar, toda la vida, me habían hecho sentir un “trapo” y yo me creía que lo era. Tenía la autoestima por los suelos, creía que no valía para nada y no le veía mucho sentido a mi vida...
Un día fui a pasear, y me senté en lo alto de un pequeño monte, desde donde veía el mar y las gaviotas volando sobre él, tranquilas, libres, felices...
Ahí conseguí encontrar mis momentos de paz, de tranquilidad, en los que no tenía miedo, y empecé a escribir una especie de Diario, en que contaba mis sentimientos, mis vivencias... Y todas las tardes, repetía ese paseo, me pasaba ese rato allí, y era mi momento de felicidad, de escapatoria, de mi pequeña cárcel en la que me sentía encerrada.
Pero, en ese monte, no estaba sola, había niños con sus madres o cuidadoras tomando el sol, gente paseando, gente sentada simplemente como yo admirando el mar, y también gente haciendo footing...
Y así conocí a Dani...
Un día estaba tan ensimismada, en escribir el diario, que no me di cuenta, de que empezó a hacer aire, y en un fuerte soplo de aire, se me llevó el gorro que tenía puesto en la cabeza...
Eché a correr detrás de él, a ver si lo podía alcanzar, pero, no había manera, hasta que unos pasos delante de mí, le vi a él..
Estaba haciendo footing, y al ver mi lucha por recuperar mi gorro, y que era incapaz, corrió tras él, y consiguió atraparlo, y con una bonita sonrisa, me lo devolvió:
-“Aquí lo tienes, sujétalo bien ahora, no se te vuelva a escapar”
-Muchas gracias-le dije sonrojándome, pero, incapaz, de articular media palabra más...
-Adiós
-Adiós
Era un chico guapísimo..., moreno, alto, con unos ojos verdes preciosos..., no podía apartar mi mirada de él...
Pasaron los días, y cada vez que me iba al monte, le veía pasar corriendo por delante de mí, pero, siempre se giraba, y con su preciosa sonrisa, me saludaba...
Desde entonces, no puede dejar de pensar en él..., mi corazón palpitaba con muchísima fuerza cada vez que le veía pasar, y sentía como si un fuego me quemase dentro...
Una tarde, de nuevo allí, yo me sentía muy triste, veía el panorama muy negro en mi hogar, y cada vez me hacían sentir peor, más hundida, y no pude evitar echarme a llorar...
Y en ese momento pasó él por allí. Se paró y se sentó a mi lado:
-¿Estás bien?
-Sí, si -le dije procurando ocultar mis lágrimas...
Y se quedó un rato allí charlando conmigo, de nada transcendente, simplemente haciéndome reír, conociéndonos un poquito...
En los días sucesivos, siempre se sentaba un ratito conmigo, y charlábamos sin parar... empezó a hablarme de su vida, era un chico con un gran corazón, dedicado a los demás en su tiempo libre, y en su trabajo, luchador ante las injusticias.
Empezamos a quedar, a ir a pasear, a tomar algo y empecé a hablarle de mi vida... me costó mucho, pero, con mucha paciencia, me ayudó, me abrió los ojos, y me hizo entender lo valiosos que somos cada uno de nosotros en la vida, me hizo ver que era una persona maltratada, y que debía quererme un poquito más, que yo era una persona muy valiosa...
Y llegó el primer beso...
Un día me cogió de la barbilla, se acercó lentamente a mí, y me dijo...”no tengas miedo”...,”no te voy a hacer daño, confía en mi”, y me besó...
Era el beso más tierno y maravilloso que en mi vida había recibido... y me parecía increíble lo que me estaba sucediendo... ¿cómo un chico así se podía fijar en mi?, yo no era guapa precisamente, era gordita, y me parecía imposible lo que me estaba ocurriendo...
-Dani,-le dije- no nos equivoquemos, no soy la mujer de tu vida, ya ves como soy, como es mi vida...
-Ssssssshhhh, me dijo, y me volvió a besar, y a ese beso, siguió otro, y otro... y comenzamos una bonita relación que duró varios años... en la que yo conseguí crecer como adulto un poquito más, y quererme un poquito más como persona, siempre con su apoyo, y sobretodo su paciencia y su cariño...
Pero, todo lo bueno, llega a su fin...
Un buen día, se tuvo que ir... en su trabajo lo destinaron a México... y yo no le pude seguir...
Somos grandes amigos, pero, hoy años después, él tiene su vida allí, y yo aquí; él se ha casado, y tiene dos niños preciosos..., pero, yo nunca le olvidaré y agradeceré todo lo que ha hecho por mí, pues ha sido... EL GRAN AMOR DE MI VIDA

4 comentarios:

chema dijo...

es un precioso relato, nuria. el mar es un escenario muy romántico. es una historia que se desencadena de una manera muy sencilla y muy casual, y eso me gusta mucho.
felcidades, porque quedaste muy bien clasificada, sobre todo teniendo en cuenta que el nivel era alto...
besotes

CGR dijo...

Me gustó mucho tu relato. Además, no se porqué, me imaginaba a la protagonista en el Cerro junto al Elogio mirando el mar y veo que no me equivoqué mucho ¿no? ¡Enhorabuena! Espero que con esto, no te lo pienses tanto a la hora de participar en otras cosas ¿vale? Jejejjeje

Susana dijo...

Tu relato es muy bonito, también fue de los que voté. La verdad es que este año había muy buen nivel ¿verdad???

Aurin dijo...

Gracias por vuestras felicitaciones... Geno,sí, es cierto..., me inspiré en el Cerro, no andabas para nada desencaminada... es un sitio al que me gusta ir de vez en cuando en verano... y perderme por allí un ratito... la verdad es que la vista es impresionante...