jueves, 17 de septiembre de 2009

Mi trabajo

A petición de Candela, voy a hablaros un poquito de mi trabajo. Hace ya bastantes años, cuando yo era pequeña, no había monitores que fuesen con nosotros en los autobuses escolares, dependiendo del colegio, solía ir algún profesor en él para vigilar a los niños, o incluso, yo se de autobuses en que los niños iban solos con los chóferes. Hoy por hoy, la ley obliga que en cada autobús escolar, vaya un monitor que cuide de los niños en el trayecto de casa al cole y viceversa, y que cuando se llega al cole (al menos en el mío), a los niños chiquitinos de infantil, les acompañamos a las clases. Mi colegio, cuenta con 10 autobuses en el que llevamos a los niños de primaria e infantil. Mi labor consiste básicamente en cuidar de los niños, ayudarles a subir y bajar del autobús, poner los cinturones a los pequeños, y vigilar a los mayores que los pongan y que vayan bien sentados. Aparte, esto implica también educarlos un poquito y enseñarles una serie de normas, como respetar a los compañeros, no pegarse, no gritar, no comer ni beber en el autobús, y respetar los objetos o mobiliario del autobús (asientos, ceniceros, reposapies, los martillos de seguridad, para romper los cristales en caso de incendio, extintores...etc,etc).
El trabajo es bonito, y coges cariño a los niños, y ellos a tí, pero, requiere mucha paciencia, y el "truco" está en darles una de "cal y otra de arena", es decir, no ser "un ogro", pero tampoco ser como "la mantequilla", es decir que a los niños, "les resbale", todo lo que se les diga, y tomen a uno por "el pito del sereno"; a veces, es complicado, pero, con los años y la experiencia (llevo toda mi vida trabajando con niños de una manera u otra), he conseguido hacerlo, así que estoy contenta. Los niños de infantil, nos salen de clase un cuarto de hora antes de que salgamos del cole, y 10 minutos antes de que salgan los de primaria. Durante ese tiempo, tenemos que estar las monitoras con ellos cuidándoles y yo no se lo que harán el resto de mis compañeras, pero, yo durante ese tiempo, hablo con ellos, o les canto, o a veces, les leo algún cuento que traen. Otra cosa que suelo hacer a veces, (pero esto como cosa personal) y hay que pedir permiso en el cole para ello, es ponerles música; a veces llevo música de parchís o de los payasos de la tele y canto con ellos... pero, vamos que creo que esto lo hago yo sola; no es deber nuestro hacerlo; otras veces, si nos lo piden, simplemente ponemos música de la radio...
Ahora sólo trabajamos media jornada, es decir, los niños, entran a las nueve y cuarto y salen a la una y cuarto, pero a partir de Octubre, y hasta Junio, es horario de mañana y tarde. Cuando comenzamos el otro horario, el de tarde, ellos ya saben que si se portan bien a lo largo de la semana, en el último viaje de los viernes les pongo una peli; y también saben que si se portan bien, el último día de calse antes de las vacaciones de navidad, y el último antes de las vacaciones de verano, las monitoras, les solemos regalar una bolsita con "chuches"(esto es un detalle que corrre a cargo de nuestro blosillo, claro). También nos tocan hacer extras, como por ejemplo en Septiembre y Junio, el servicio de comedores, que consiste en llevar a los niños que han quedado a comer en el colegio a sus casa, vamos a sus respectivas paradas, (y este recorrido dura casi una hora); y este año, como novedad, no se todavía si nos tocará también llevar a los niños que se queden a hacer actividades extraescolares, en el cole. También en los primeros días, hemos echo adaptación, que eso es para los niños de tres años, que entran por primera vez en el colegio; durante tres dís estos niños, entran más tarde al cole que los demás y salen más temprano, para que se vayan adaptando al cole poco a poco, y por eso, hacemos también dos viajes más, pero, tras esos tres días, ya se adaptan al horario normal. De Octubre a Mayo incluido el horario es de nueve y media a doce y media (ahí hago dos viajes), y de tres a cinco y cuarto(que son otros dos viajes). Visto a sí parece poco, pero, hay que estar todo el día subiendo y bajando del cole a casa y de casa al cole; para comer yo al menos, dispongo exactamente de 20 minutos, y acabo más o menos, todos los días a las seis de la tarde. Acabo agotada, pero, me gusta, yo, todo lo que tenga relación con el niño, soy feliz.

En cuanto a nuestro sueldo, estábamos bastante peor el año pasado, pues sólo estábamos aseguradas por dos horas, y el sueldo oscilaba entre 185e, y algún mes, podíamos llegar a los 300 (pero, uno o dos en todo el curso), puesto que nos descontaban por las vacaciones, festivos, días de puente.... Así que este año, al contratarnos por media jornada, y subirnos el sueldo a 325 (menos septiembre y junio), para nosotras, es una mejora considerable, y estamos muy contentas.

2 comentarios:

chema dijo...

es un bonito trabajo. veo que cuidas mucho a los niños y tienes detalles con ellos, pero también te haces respetar, eso está muy bien.

yo iba a mi colegio en autobús, y por las mañanas siempre iba un profesor. pero algunas tardes no iba, quizá porque se había tenido que quedar en el colegio por algo. y se notaba. en el autobús debe ir siempre alguien aparte del conductor, que ya está bastante ocupado conduciendo (a veces por carretera). y de los mayores, que se sientan atrás, no te puedes fiar para cuidar a los pequeños, ya que muchas veces actúan con bastante arbitrariedad, al menos eso fue lo que yo vi. tiene que ir siempre una persona adulta.

Candela dijo...

Pos ya me ha quedao clarito.